Después de un mes y medio he ido otra vez a la gran cuidad, Phnom Penh. Al entrar me parecía que todo había cambiado un montón y estoy seguro de que es así. Todo estaba lleno de luces y publicidad luminosa nocturna, parecía Las Vegas. A lo mejor suena un poco exagerado, pero comparado con un pueblo como este, donde mi vida social se llama Facebook, cada urbanización con mas de tres semáforos parece Las Vegas (es mentira, no se esta tan mal en Kratie pero, es verdad, no hay semáforos). Bueno, allí en big PP he encontrado a viejos amigos de viejos amigos (saludos especialmente para Yörch), he podido tener buenas e interesantes charlas con fotógrafos y, al final, he rellenado la despensa con queso, carne, zumos y todas las buenas cosas que no tenemos aquí en Kratie. Al volver, después de un largo y desorientado día en la autopista hemos vuelto a casa. Sorprendentemente no podíamos llegar porque la calle estaba cortada. Razón: una boda en nuestra casa… madre mía, menuda noche, música hasta la muerte. Abajo os pongo dos imágenes del borde de la boda.


0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *