A veces se juntan circunstancias que pueden causar ser una molestia y un malestar. Precisamente esta ha sido una semana bastante incomoda y de mala suerte. El sábado me he puesto enfermo, garganta, cabeza, mocos, un clásico para el invierno, menos mal que las temperaturas no bajan los 20 grados por la noche. Pero mi cuerpo quiere tener uno de esos virus gripales invernales (supongo algo psicológico).
El lunes hemos ido por la mañana a Stung Treng, una cuidad en el norte, cerca de la frontera con Laos. Por falta de tiempo en la mañana y malestar general he olvidado las pilas y cargar para mi querida Ricoh GRD 2. Quien me conoce (y a la Ricoh), sabe que esto es un gran fallo.
Pero bueno, pensé en  aprovechar esta circunstancia y usar más mi Lumix con el buenísimo objetivo de Leica. Pero claro, tenia que ser una semana negra y pasar algo mas que un resfriado y un olvido tonto: Se me ha roto el objetivo. Es el único bueno que tengo y limita bastante mis posibilidades fotográficas. Entonces, que puedo hacer, todo lo que hago se limita ahora a 28-42mm. Es una pena, porque me compré un softbox del chino (barato, pero mejor que nada) y los retratos con un angular no son muy aconsejables.
Hoy voy a relajarme para quitar el malestar y a partir de mañana hay fotos, fotos angulares, no hay remedio.

Aqui os pongo fotos en mm (las de color son con el softbox y cuando el objetivo todavía iba bien). Todas con la Panasonic L1:

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *